Reciclaje

Reciclaje a lo bestia: el agua como agente indirecto de decoración

En el apartado destinado a Reciclaje de Artesanía Agaros veréis, principalmente, ideas con las que darle un toque decorativo vuestro hogar con objetos reciclados. Por poner un ejemplo, nosotros tenemos una cortina hecha con cápsulas de Nespresso con la que separamos la cocina del comedor integrado. Y con los ukeleles antiguos hemos decorado una pared. Pero hoy queremos hablaros de un protagonista secundario que, sin embargo, es fundamental tanto para la preparación de objetos y elementos decorativos como para la conservación de muchos de ellos; en concreto, los que tengan que ver con plantas. Sí, hoy hablamos de agua. De la importancia de su reciclaje tanto para la conservación del planeta, como para ahorrar en la factura.

A nivel industrial, ya son muchas las empresas que recurren a un reciclaje del agua por vía de la osmosis forzada, por ejemplo; un proceso por el que mediante membranas semipermeables se consigue agua de calidad de caudales contaminados, o a través del reciclaje de la misma. De esta manera se ahorran miles de euros en gastos.

agua

Si se hace a nivel industrial, a nivel personal debería ser mucho más fácil reciclar agua. Ahí van algunos trucos al respecto.

Cómo ahorrar agua en casa: algunos trucos básicos

Riego de plantas

Dos trucos fundamentales relacionados con el riego de las plantas: por un lado, aprovecha el agua fría de la ducha (antes de que ésta se caliente) para llenar regaderas (o para otras cosas: fregar, por ejemplo). Hasta que el agua se pone a temperatura correcta, se derraman algunos litros que pueden ser reutilizados. El segundo truco pasa por regar de cuando aún no ha salido el sol, o cuando ya se ha puesto: de este modo, el agua no se evapora tan rápido.

La bañera está sobrevalorada

Por mucho que pueda quedar de lo más Sex and the City, una bañera no cambia tanto de una ducha, y lo que sí hace es derrochar ingentes cantidades de agua. ¡Una ducha de 5 minutos ahorra 3.500 litros por mes! Y si usas la bañera para tus hijos (teniendo más de uno)… ¡báñalos a la vez!

Corta el agua mientras te enjuagues

Si optimizamos el tiempo de ducha, ahorraremos aún más agua. Para ello, cuando debas enjuagarte cierra el grifo. Si rebajas tu tiempo bajo la ducha en apenas un par de minutos, ahorras una buena cantidad de litros al mes. Lo mismo es aplicable a lavarse los dientes: cuando no estés usando el agua, córtala.

Electrodomésticos optimizados, ahorro asegurado

No hagas servir el lavavajillas, ni la lavadora, hasta que no estén llenos. Y tarda en llenarlos todo lo que puedas: no cambies de vaso cada vez que necesites beber algo de agua, no eches a lavar ropa que prácticamente no hayas tocado… en general, emplea el sentido común.

La fruta se lava igual en un recipiente que bajo el chorro

¿Te gusta comer fruta? La lavarás antes, ¿no? Si es el caso, no lo hagas bajo el chorro del grifo: llena un bol, un recipiente de agua, y hunde en él las piezas de fruta que vaya a comer. El resultado es el mismo.

 

Cuatro consejos de nada, sí, pero que pueden ayudar a ahorrar y reciclar agua en cantidades enormes. ¿Se os ocurre alguna más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *