Productos

Si tu hijo lleva mochila, sigue estos consejos

Llega la temporada de regreso a la escuela y uno de los artículos en las listas de compras de muchos padres es una nueva mochila.

Comprar la primera mochila de su hijo es un rito de paso para ambos. Después de años de acarrear todo lo que necesitan – es su turno para llevar sus pertenencias. Se sienten como un “niño grande”, pero todavía no necesitan una mochila para niños grandes.

Las mochilas infantiles están en el lado diminuto de las mochilas escolares, y tienen en promedio medidas de 12 “-13” de altura – suficiente para llevar lo esencial, sin sobrecargarlos. Muchas empresas hacen mochilas similares en diferentes colores y diseños por lo que si te gusta el tamaño, el estilo y el ambiente en general, entonces dales un vistazo junto con tu hijo y elije la que más se adapte a tu hijo.

Los niños pequeños necesitan pequeñas mochilas, lo suficiente para llevar el almuerzo o un aperitivo y algunos pequeños tesoros, pero no tanto que se sientan más pesados e incómodos. Si su niño o preescolar se dirige a la guardería, la escuela o el campamento, puedes buscar opciones lindas pero también duraderas, de pequeñas mochilas con un tamaño adecuado para los niños pequeños.

Consejos para el uso de las mochilas infantiles

Tu niño en edad preescolar no puede esperar a usar su nueva mochila de niño grande y no puede esperar a llevar sus propias cosas de una buena vez. Aquí unos aspectos importantes que hay que considerar a la hora de comprar una mochila infantil:

  • Compra una mochila pequeña. Tu hijo no puede – y no debe – manejar un Jansport de tamaño completo. Busca mochilas diseñadas específicamente para chicos pequeños.
  • Manténle ligero. Tu hijo debe ser capaz de caminar erguido y con facilidad mientras va por allí con su mochilita, que no debe pesar más del 10 por ciento de su peso corporal. Para un niño de 3 años que pesa 30 libras entonces es sólo tres libras, el equivalente a una taza de agua, un libro o dos, un juguetito y la mochila. Deje la colección Polly Pockets en su casa.
  • Manténla sobre sus hombros. Enséñale a tu niño que su mochila tiene que ser llevada en ambos hombros (usarla sobre un hombro puede causar la tensión del cuello y de la espalda). Busca un estilo con correas acolchadas, y ajustalos para que la mochila quede apretada contra su espalda.

Si sigues estos consejos, ¡al final del curso la espalda de tu hijo te lo agradecerá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *