Productos

Material escolar: Historia del bolígrafo

¿Sabías que el bolígrafo es, actualmente, el utensilio de escritura más utilizado en todo el mundo? Seguro que no se trata de un dato que te sorprenda. Entre todo el material escolar, es probable que sea lo que más hayas estado utilizando.

Apareció por primera vez en el 1943, fruto de la idea de los hermanos húngaros Ladislao y Georg Biro, originado para sustituir a la pluma estilográfica, que presentaba atascos continuos.

Estos hermanos crearon un tipo de tinta con una viscosidad que facilitaba la escritura manual, pero que no podía ser empleada por las plumas que se utilizaban entonces. Ladislao tuvo la idea perfecta para crear el bolígrafo a partir de la imagen de una pelota rodando sobre un charco.

A partir de su creación, el bolígrafo obtuvo nombres como esferógrafo, plumero, caneta, boli o, incluso, birome, en referencia al nombre de sus creadores y nombre original del proyecto.

Su éxito vino dado, sobre todo, por la comodidad que presentaba con respecto a su predecesora: al estar incorporada la carga de la tinta en el propio cuerpo del bolígrafo, el usuario no tenía la necesidad de estar pendiente de mojar la punta. Así pues, este popular instrumento de material escolar unió dos componentes en uno: utensilio y tinta.

boligaro fe material escolar

Actualmente…

A día de hoy, es habitual encontrar bolígrafos como objeto de obsequio, de merchandising o de ambos. Ya no nos conformamos con colores básicos como el azul, rojo o negro; es posible hacerse con un amplio repertorio dentro del material escolar personal y contar con diversos colores, como lila, rosa, marrón, verde, azul cielo… Incluso, los hay con tinta metalizada, o invisible. También los podemos encontrar de tinta borrable, o que sean dos en uno: por ejemplo, bolígrafo y pen drive. No es raro, asimismo, encontrar bolígrafos que permitan escoger entre diferentes colores empleando el mismo soporte.

Si hablamos de diferentes tipos de tinta, lo más habitual es encontrarlos divididos en dos: aquellos de tinta con base de agua y los que presentan tinte con base de aceite.

En definitiva: hoy en día, es impensable pensar en el material escolar sin incluir varios bolígrafos. Si bien la pluma estilográfica volvió con fuerza como un elemento vintage, a la hora de tomar apuntes en clase, los bolígrafos han demostrado que son el formato ideal a los que sólo hace sombra, tal vez, el uso de un ordenador portátil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *