Ideas

Manual de los apliques imprescindibles

Estamos acostumbrados a encontrarnos siempre con que la iluminación básica de una vivienda es la de las lámparas de techo. Son el ítem central en cualquier sala de estar, encima de la mesa del comedor, en la cocina… pero seguro que nunca te has planteado la importancia de los apliques en ciertas estancias de tu casa que te hacen la vida más cómoda.

casa de lujo

Los apliques son un modelo de iluminación que se diferencia del resto porque se instala en la pared, con ello la luz que proporciona es mucho más local y puede ir más enfocada que por ejemplo una de techo o de pie. Es por ello que cumplen una función básica en algunos lugares que te explicamos a continuación para que no te olvides ni de un solo detalle a la hora de escoger cómo quieres iluminar tu hogar:

  • En el baño: parece obvio, pero a todos nos gusta vernos bien en el espejo por las mañanas y asegurarnos que estamos perfectos para afrontar el día. Solo con una luz de techo nos veríamos con demasiadas sombras y sería imposible maquillarnos, peinarnos o afeitarnos. Es por eso que es básico e imprescindible disponer de un aplique en la pared que nos enfoque directamente a la altura aproximada del espejo. Es recomendable una luz blanca, que es lo más parecido a la luz natural, y no olvides comprobar que las bombillas escogidas no desprenden demasiado calor.
  • En el dormitorio: con una luz de techo puedes iluminar toda la estancia, pero piensa por un momento en lo cómodo que es poder leer echado en la cama antes de dormir, o en todas las cosas que te gusta hacer en ella. Una luz en la mesita de noche puede ser una buena solución, pero ocupa espacio y no siempre se dispone de él. Un aplique a la altura del cabecero de la cama puede iluminarte en cualquier actividad que quieras realizar y puede darte esa luz más suave que le pueda dar el toque más acogedor a tu habitación antes del descanso.
  • En el recibidor: lo más habitual es que el recibidor de una casa sea una estancia más bien pequeña, con lo cual una lámpara de techo, con una luz homogénea, puede dar aún más la sensación de pequeñez. Es por eso que en este tipo de habitaciones, más bien de paso, se aconseja el uso de apliques, de esta manera se enfoca más la luz en lugares concretos y el juego de claroscuros le da otro toque al primer sitio que un invitado ve nada más cruzar la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *