Ideas

La moda de los sellos de caucho

Los sellos de goma personalizados de toda la vida se han vuelto a hacer más visibles gracias a la nueva moda del scrapbooking, que los utiliza a menudo en sus composiciones de álbumes de fotografías. A lo largo de los años, se han usado principalmente en empresas o por parte de profesionales liberales como firma o como componente de su identidad corporativa en distintos soportes. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por el proceso de fabricación de los sellos de caucho?

sellos

¿Cómo se fabrican?

Los sellos de goma se fabrican exclusivamente a base de planchas de caucho. A éste se le dará la forma deseada mediante una impresora láser especial y un programa de edición de imagen. Antes que nada hay que preparar el diseño para la impresión sobre el caucho, que consiste en voltearlo y pasarlo a negativo utilizando el programa de edición de imagen. De este modo ya estará listo para sellar correctamente. A continuación se manda el diseño a imprimir, momento en que la impresora corta el caucho y hace que la imagen tenga relieve. Por último, es necesario limpiar la matriz con un pincel para eliminar cualquier residuo de la impresión que pueda estropear el resultado del sellado.

Ua vez que hemos obtenido la matriz, solo queda adherirla al sello ya sea mediante pegamento en el caso de los troqueles o simplemente colocándola dentro de un sello automático, según el caso. Ahora solo necesitaremos un poco de tinta y… ¡a sellar!

 

¿Qué utilidades tienen?

Los sellos ofrecen multitud de posibilidades de uso. Depende, en parte, de nuestra propia creatividad, ya que de por sí son herramientas muy versátiles y siempre se nos pueden ocurrir nuevas maneras de darles un buen uso.

Tradicionalmente, los sellos se han usado en empresas y oficinas para firmar facturas y otros documentos. Y ese sigue siendo uno de sus usos. Pero en los últimos años también se han popularizado como instrumento al servicio de la creatividad de las manualidades de muchos aficionados, que le ha dado usos originales con muy buenos resultados. Algunas de sus aplicaciones más prácticas y resultonas han sido a la hora de diseñar invitaciones de boda o postales de felicitación, en scrapbooking para decorar los elaborados álbumes de fotos, en el diseño de tarjetas de visita y packaging original y ecológico, o en repostería para estampar motivos en pasteles y galletas con tinta comestible. En definitiva, ¡todo un mundo de posibilidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *